De la “Crisis de Confianza” a la “Generación de Conciencia”

Nuevos Paradigmas, Nuevos Desafíos

Medioambiente y sostenibilidad: del debate a la acción.

De la “Crisis de Confianza” a la “Generación de Conciencia”

Introducción

Hoy el mundo se ve azotado por una de las peores crisis en la historia de la humanidad. No nos encontramos frente a un problema financiero a gran escala, global, sino que nos encontramos frente a una “Crisis de Confianza” como bien clasificó Cristóbal Montoro, político español responsable del área económica del Grupo Parlamentario Popular. Ésta crisis trascendió el ámbito financiero, económico y político, y llegó a cada una de las personas que habitan nuestro planeta. El acento en la actualidad no está puesto sólo en cómo recuperar el dinero perdido, aumentar los volúmenes de negocios o rescatar ciertas compañías. El interrogante se encuentra en cómo podremos satisfacer las necesidades básicas de una población mundial en aumento, con un planeta que está por sobre su capacidad productiva natural, en un contexto recesivo y de desconfianza del modelo que nos rige. Sin lugar a dudas es un panorama sin antecedentes y donde realmente existen pocas o nulas ideas respecto de cómo maniobrar en aguas turbulentas desconocidas.

Cada momento de crisis -como la actual- trae como consecuencia la ruptura del paradigma de turno, para dar lugar a una nueva cosmovisión de los negocios, del rol de ciudadano y de habitante, de las instituciones, las empresas y el Estado. Sin dudas la problemática financiera fue el punto de inflexión que llevó al cuestionamiento de la forma en la que se vive, trabaja, produce y se llevan adelante los negocios. Por delante, incertidumbre. Son necesarias nuevas alternativas, nuevos conceptos e ideas, nuevos agentes de cambio y líderes que transmitan las futuras reglas de juego que permitan mostrar la realidad en la que todos estamos inmersos.

En los últimos tiempos las cuestiones del medioambiente, los recursos naturales y energéticos, y la salud del único planeta habitable para los seres humanos ha comenzado a ocupar un espacio cada vez más importante en la agenda de los países, empresas, organizaciones e instituciones en general. Es momento de un despertar por parte de los líderes y los agentes de cambio presentes en estos espacios para comenzar a marcar un nuevo rumbo, no sólo en los negocios, sino en el disfrute de la vida en general.

La mencionada “Crisis de Confianza” llevó a que los consumidores sean más racionales y se cuestionen con mayor profundidad cuáles son los líderes actuales, cómo están ejerciendo su liderazgo, cómo emplearon y emplean los recursos del planeta, y por sobre todo: ¿Es éste modelo sostenible?

capitalismo

¿Cuál es la realidad?

La realidad, como en muchas otras oportunidades, supera la ficción:

Desastres

Apenas 5 días antes de comenzar el año 2005, el Sudeste Asiático se vio literalmente barrido por un Tsunami que derribó ciudades, se llevó la vida de unas 225.000 personas y dejó 2 millones y medio de damnificados.

Según los expertos, debido al calentamiento del océano, los huracanes castigarán cada vez más distintas áreas del planeta, especialmente la zona del Caribe y del Atlántico. El poderoso huracán Katrina dejó inundada y destruida a la ciudad de Nueva Orleáns. Aunque las cifras oficiales hablan de 2.000 muertos, se estima que fueron muchos más. Casi medio millón de habitantes resultaron afectados por este fenómeno natural.

El sábado 8 de octubre de 2005, Pakistán, el norte de India y Afganistán sufrieron los efectos de un fuerte terremoto de casi 8 grados, dejando gran parte de estos países semidestruidos y en un panorama de muerte y destrucción. El saldo hace referencia a unos 40.000 muertos y otros miles sin hogar ni servicios básicos como energía eléctrica y agua (se habla de 4 millones de afectados, de 40 mil muertos y 50 mil heridos).

Entre los tornados más recientes, se destaca la serie de 59 tornados, que, uno tras otro, devastaron inmensas áreas de la planicie central de los Estados Unidos, en mayo de 1999, quedando miles de personas sin viviendas. El tornado más fuerte alcanzó un diámetro de un kilómetro, y una velocidad superior a los 200 km/hora.En Europa, las temperaturas que muchas veces rozan los 45 grados centígrados son la causa principal del fuego, que se ha cobrado muchas vidas y que ha generado pérdidas millonarias (sin mencionar el tremendo daño ecológico que se genera en las áreas afectadas).

El volcán de Colima (también llamado volcán de Fuego) que se eleva a 3.860 metros sobre el nivel del mar en México, el lunes 6 de junio de 2005, a las 11.00 (hora local), entró en la erupción más grande en 20 años, la cual se elevó a 4 km sobre él mismo, arrojando cenizas de roca y piroplastos.

Un informe de la ONU advirtió sobre la alarmante velocidad en la que se derriten las grandes masas de hielo en el mundo. Pronostican que se elevará el nivel del mar. Una investigación del Centro de Observación de Glaciares de la Universidad de Zurich, Suiza, demostró que durante los años 2004/2005 y 2005/2006 los glaciares duplicaron su velocidad de derretimiento.

Según algunos dirigentes de compañías multinacionales, en lo que refiere al agua, quedan sólo 20 años para que el recurso más valioso del planeta sea escaso en prácticamente todo el mundo. Ya existen, de todas maneras, distintas regiones y países en el mundo donde es un bien sumamente valioso por su escasez. En lo que refiere a la generación de energía, si se mantienen los patrones de consumo actuales es necesario duplicar la generación de energía para satisfacer la demanda. ¿Cómo se vería un planeta sin agua y con el doble de producción de energía en un contexto de calentamiento global?.

Lampara y Agua

Dada esta realidad es necesario un verdadero compromiso por parte de los países, las empresas, el Estado, las organizaciones sin fines de lucro, las instituciones y la sociedad en general, para emplear de manera responsable los recursos de los que disponemos, y colaborar con su uso racional y a conciencia.

Hacia la “Generación de Conciencia”

Es interesante pensar que la misma “Crisis de Confianza” que menciona Cristóbal Montoso no es sólo por el modelo económico en el que estamos inmersos. Trasciende al plano económico y financiero e incluye -como se mencionaba antes- a los líderes actuales y el rol que cumplen en la sociedad; pero también hay que destacar que se pone en tela de juicio la capacidad o aptitud del ser humano de administrar su único planeta.

Viéndolo desde ésta perspectiva, las dudas e interrogantes inundan nuestros pensamientos dada la incoherente, inhumana e inequitativa distribución de los recursos disponibles, su aprovechamiento y conciencia respecto a las necesidades de las próximas generaciones. En el mundo existen pocas comunidades, en términos relativos, que se sientan responsables de lo que sucede en su entorno. Aquí aparece el concepto fundamental del nuevo paradigma y desafío que se avecina: LA RESPONSABILIDAD.

Cada uno de los habitantes del planeta tenemos nuestra cuota de responsabilidad en la administración de los recursos que utilizamos día a día. La “Generación de Conciencia”, respecto a este punto en particular, es quizás el más complicado de todos; pero el que mayores y mejores resultados puede obtener si se comparte por la mayoría de la sociedad. Un mundo mejor lo creamos entre todos.

Consiste en generar una cultura del correcto aprovechamiento de los recursos que se nos brindan: agua, aire, tierra, energía. Nos sorprendería el ahorro económico y financiero que traería aparejada una cultura semejante.

El papel de los líderes y agentes de cambio es predicar con el ejemplo y ser comunicadores sociales por excelencia. Son ellos quienes deben mostrar los beneficios de vivir en armonía con el planeta y cómo esta cultura puede ayudar a contrarrestar las malas decisiones tomadas en el pasado.

El ingenio de las personas que compartan estos valores permitirá desarrollar e implementar nuevas y mejores energías alternativas y medios de transporte y comunicación menos nocivos para el planeta.

Los hombres de negocios y el Estado verán que contar con políticas verdes no sólo asegurará la satisfacción de las necesidades futuras de ciudadanos y consumidores sino que también contribuirán a la concientización de los mismos.

¿Se avecina un nuevo paradigma?

Un nuevo paradigma es una condición necesaria, pero no suficiente para hacer frente a la realidad que nos toca como ciudadanos y habitantes de este planeta vivir. Esta cosmovisión debe ser acompañada de acción, de real y auténtico compromiso con el medioambiente, la racionalización de los recursos y una actitud “verde” que comience por disminuir los efectos nocivos del paradigma anterior y posteriormente contribuya a mejorar el ambiente y espacio donde vivimos.

La concientización es el primer paso para llegar a la acción, la realidad es cruda y está ante los ojos de todos, pero sólo pocos la ven o la quieren ver. Educar a los niños desde la infancia es sumamente necesario; que las empresas sean socialmente responsable desde los cimientos, indispensable; que el capitalismo sea revisado y corregido como modelo, urgente.

¿Crecimiento económico indiscriminado a corto plazo es realmente crecimiento económico? ¿Cómo explicamos a las próximas generaciones que comprometimos sus recursos por billetes que ya no van a tener valor?

Albert Einstein decía: “No hay signo más claro de locura, que hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados distintos”.

Anuncios

2 comentarios sobre “De la “Crisis de Confianza” a la “Generación de Conciencia”

  1. Como había prometido, leí detenidamente lo que escribiste, Gui. 🙂
    Primero, te felicito por reflexionar y compartir tus ideas. Parece una pavada eso que acabo de decir, pero en mi opinión, ahí está el germen del cambio…
    Hoy, la clave es abrir los ojos y mirar más alla. Preocuparse. Despojarse de esa arraigada idea de que las soluciones deben venir desde ‘arriba”. Nos convencieron de que individualmente no podemos ejercer influencia, y por eso, no somos concientes de las enormes concecuencias que traen aparejadas nuestros actos.
    Me encantó la palabra que usaste: RESPONSABILIDAD.
    Seguramente, si preguntas por la calle a la gente , va a encontrar millones de versiones sobre los culpables de las situaciones que se viven en nuestra ciudad, pais, continente y mundo. Siempre buscamos a ese “enemigo externo”. Siempre es culpa de otros.
    Dejemos de dar excusas sin sentido! Quién más responsables que nosotros mismos?
    Tomemos las riendas del asunto. Empezemos a PENSAR. Hagamos lugar a una Revolución de Ideas!!!!
    Todos tenemos un papel protagónico en esta obra. Cada uno desde su lugar, desde su rincón, con sus capacidades, con su voluntad…

    Como escuché alguna vez :

    “No se puede tener un Mundo Diferente, con una Sociedad Indiferente”.

    Bueno… Es una humilde opinión. 🙂
    Un beso, Weber!

    Juli

  2. Muuuuuuuuuuuuuuchas gracias por los comments Aceee!! Muy buena colaboración… Coincido con vos en todo lo que planteas, es más tengo escrito una Carta de Lectores respecto a “La Culpa es del Otro” que caracteriza al Argentino… Me gustó mucho lo de la revolución de ideas… Creo que ya es hora de hacerlo y comenzar a gestar el cambio, sólo se requiere compromiso! Besos Aceee, gracias muchas por el post! : )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s